El arte relacional y la gestión de la quiebra histórica

¿Qué se puede hacer en el campo del arte ―un sector tan atento a las preocupaciones y los intereses de las personas― cuando estamos inmersos en un proceso de cambio tan profundo como el que representa la introducción de internet? [solo comparable a lo que supuso la invención de la imprenta hace 500 años].

La respuesta que nos ofrece el LABi (Laboratorio de pensamiento, creación y difusión de la imagen), un proyecto del Master en Fotografía, Arte y Técnica de la Universidad Politécnica de Valencia en colaboración con Fundación La Posta, es una deriva o desplazamiento por las campas del arte relacional, que se ha concretado en “L’Apartament”. Se trata de la configuración de un espacio físico que, a pesar de conservar las características de un espacio expositivo, “pretende ser una extensión de tiempo, de pensamiento, de actuación, de conversación, sobre las posibilidades de habitabilidad en la ciudad”, según se dice en la presentación de esta edición del LABi, en esta misma web [http://fundacionlaposta.org/es/lapartament/ ].

L'Apartament  L’Apartament, LABi 04, 2020

No es la primera vez (ni suponemos que vaya a ser la última), que se produce una experiencia inmersiva en una trama de relaciones a caballo entre lo privado y lo público, con la intención declarada de que tenga un resultado creativo. De hecho, algunas de las experiencias en ese campo que han tenido lugar en el pasado en la ciudad de Valencia, están presentes ―de una manera u otra― en el nacimiento de La Posta. Es el caso de La Calderería, el Solar Corona o Desayuno con viandantes. Sin embargo, en el caso de “L’Apartament”, se trata de traer al espacio del arte reconocido como tal, un fragmento de relaciones reales (en algunos casos ―en relación con algunas de las acciones programadas―, se trata de relaciones preexistentes), para su recreación en el espacio de “L’Apartament” en La Posta.

También contamos, en el extremo opuesto, con abundantes ejemplos de generación de relaciones en el espacio museístico con escasa o nula vinculación con la realidad. Todo esto está historiado. Las experiencias relacionales no han quedado al margen de las preocupaciones de la Historia del Arte, habiendo recibido varias denominaciones. La primera denominación adoptada identifica esta actividad con un paradigma cultural más amplio como es el situacionismo, aunque, la caracterización y clasificación que ha tenido más aceptación es la que le ha asignado la denominación de “arte relacional”. Una de las características que se le atribuye, es un aparente carácter colectivista. No obstante, lo cierto es que en su mayoría siguen el paradigma triunfante desde Vasari y su libro Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos, publicado en 1550. Aunque, la experiencia desarrollada ahora en La Posta al cuidado del equipo LABi, exhibe un marcado carácter colectivo, un factor que se mantiene incluso conforme se van incorporando al proyecto las sucesivas residencias artísticas que habitan “L’Apartament”; las cuales son necesariamente temporales ―“porque los lugares se han convertido en meras áreas de tránsito”―, de suerte que el conjunto se convierte en un coro de voces múltiples que no buscan encontrar su lugar en el mundo.

Soup-No Soup Rirkrit Tiravanija  “Soup / No Soup”, Rirkrit Tiravanija

En el proceso de historificación al que nos estamos refiriendo, se suele citar como uno de los hitos más relevantes ―se trata de una de las referencias que darían lugar al enunciado del “arte relacional” por parte de Nicolas Bourriaud en 1998―, la referida al artista Rirkrit Tiravanija; y, dentro de su trayectoria, se suele citar como particularmente significativa su acción en el Grand Palais de Paris, el 7 y 8 de abril de 2012, con ocasión de la apertura de la Triennal de Paris de aquel año (que ha sido, a la postre, la última edición de este acontecimiento), momento en el que el tailandés nacido en Buenos Aires preparó para los miles de asistentes a la acción un plato de sopa: “Soup/No Soup”. Nosotros aquí en Valencia también tuvimos nuestra gran experiencia a este respecto, con el “Almacén del Adecuado Comportamiento” comisariado por Bruce McLean y Will Alsop, en el marco de la Bienal de Valencia de 2003, con una macro-instalación en el Centre del Carme, que pretendía albergar las acciones tópicamente atribuibles a unos grandes almacenes “vanguardistas”, que incluía la venta de objetos de diseño, una peluquería, un bar-restaurante, librería de lectura “site-specific”, chill out…

ASCII_readingDPT
  • A&M: Almacén del adecuado comportamiento (2003).
  • Comisariado por Bruce McLean y Will Alsop.
  • Departamento de lectura.
  • Incluía el trabajo de net art “Reading Ascii Eye” de flat33, en una de las entradas laterales

En cuanto que se trata de un tipo de acciones derivadas de un cierto arte conceptual y del minimal ―en cuanto a que ponen el acento en la intervención del público, que con su presencia física y no solo la mirada, terminaría de dotar de sentido a la obra―, presenta un notable interés la documentación de dichas acciones, punto en el que la fotografía tiene un papel relevante. En ese sentido, hay que destacar, de entre las acciones desarrolladas en “L’Apartament” el caso de “Safareig”, que ha dejado tras de sí un buen número de imágenes, cargadas de una plástica que en algún momento recuerda el realismo social que practicó el mismo Antonio Fillol que da nombre a la calle en la que han ocurrido los hechos; a lo que hay que añadir una sucesión de happenings que han incluido música, cuarto oscuro, y, en algún caso (en alguna de las acciones llevadas a cabo), un nihilismo acorde con el marco teórico en el que se desarrolla todo el programa.

Agarreu-lo, Antonio Fillol “Agarreu-lo” (1894), Antonio Fillol

"Estoy aquí", Talegos.Tk  “Estoy aquí” (2020), Talegos.Tk

Las actividades en “L’Apartament” del LABi han estado precedidas en La Posta por la serie de acciones organizadas por Norberto Llopis y Miguel Ángel Baixauli: “Silenci”, en el marco del programa “Variaciones sobre el plano” comisariado por Ángela Montesinos y Juan Luis Toboso para IVAM Produce. En particular, una de las últimas acciones desarrolladas hasta el momento “Puesta en cuestión”, a cargo de Paula Valero Comín, constituye un buen eslabón de enlace entre una serie y la otra. Parece que es la manera más apropiada de abordar la quiebra histórica y la auténtica descomposición de la realidad delante de nuestras propias narices, que se está produciendo en este cambio de época.

Puesta en cuestión, Paula Valero Comín  “Puesta en cuestión”, a cargo de Paula Valero Comín

De momento, la secuencia de residencias de artistas en “L’Apartament” se ve interrumpida por la crisis del coronavirus. Otra crisis.