Nada que ganar, nada que perder, SomosNosotros

La exposición “Colectivos en el cubo blanco”, en la sede de la Fundación La Posta, nos ha permitido tener una experiencia de los trabajos de Left Hand Rotation, SomosNosotros, Cinematrueque y Paupac Azul, envolvente y hasta cierto punto matérica. Terminada la exposición podeis seguir disfrutando de estos trabajos en la web, de otra manera, a través de la pantalla de plasma o del monitor LCD, una experiencia típicamente digital, distinta respecto del resultado que ofrece la proyección de las imágenes sobre una superficie reflectante, incluso acompañada de material documental de las acciones registradas –como fue el caso de “Supera la barrera” de Left Hand Rotation–, o adoptando una forma escultórica y con ello propiciando una cierta cosificación de la imagen –como se dio en el caso de “Nada que ganar, nada que perder” de SomosNosotros–. No obstante, la diferencia más importante entre el visionado de las imágenes en el “cubo blanco” y en la pantalla del ordenador, no son los aspectos físicos –como ocurre con lo relativo a la calidad de la luz–, sino que tiene más relevancia la distinta fenomenología que caracteriza a cada una de estas experiencias. Mientras que el visionado en el “cubo blanco” se produce en un espacio de pública concurrencia, en el caso del visionado en la pantalla del ordenador este se produce en la intimidad de la habitación privada (el caso paradigmático sería la habitación del adolescente).

Arriba “Nada que ganar, nada que perder” de SomosNosotros.

“Nada que ganar, nada que perder”, 2015, SomosNosotros

Tras ser seleccionada en la última convocatoria de Hamaca e incluida en los fondos del MNCARS, presentamos por primera vez en Valencia esta obra que, en nuestra sala, será mostrada en su versión más “escultórica”. SomosNosotros (García Fernández) nos muestra mediante una estridente y grotesca puesta en escena un montaje realizado a partir de numerosas entrevistas, en un proceso enmarcado en el proyecto “AAER”. En ella combinan las respuestas dadas por diferentes artistas para evidenciar la inestabilidad laboral, el vacío legal de la figura del artista como trabajador, los abusos y excesos por parte de distintas entidades, el significado del campo del “arte emergente”, los nulos honorarios del artista y la desvirtuación del trabajo inmaterial.