¿Sábes cómo disponer de un cuerpo? V

El capitalismo global y la cuarta fase de la revolución industrial parecen habernos arrojado a una concepción cada vez más tecnocéntrica de nuestra fisicidad: body-building, super alimentos, cirugía, piercings, tutoriales de maquillaje, filtros de vídeo… Modificaciones corporales más o menos tecnológicas que la mayoría de las veces son proyectadas a través del prisma meta-audiovisual de las redes sociales.

Desde este contexto, la artista M Reme Silvestre interviene el espacio de la Fundación La Posta dando continuidad a una línea de trabajo en la que reflexiona en torno a la relación entre los materiales sintéticos para uso corporal y la propia fisicidad del cuerpo humano. Silvestre descontextualiza el producto de uso sanitario para convertirlo en material para la comunicación visual y en objeto artístico en sí mismo, partiendo de un latente componente biográfico para enfrentarnos violentamente contra aquello que el pensamiento autoproclamado como liberal nos hace entender como vida sana.

La intervención efímera ¿Sabes cómo disponer de un cuerpo? construye, mucho más allá del discurso visual, una atmósfera encapsulada, que emana de los cristales e inunda la sala penetrando en nuestro cuerpo. La artista moldea una masa informe del gel de ultrasonidos y cristal de mentol, liberando su perfume para impregnar el espacio y poner en juego nuestra memoria.

Silvestre completa esta composición site specific distribuyendo objetos artísticos por la sala, explorando nuevos recodos donde continuar su discurso en busca de cierta dosis de intimidad, huyendo del escaparate para invitar al espectador a encontrar una suerte de trasuntos de prótesis o residuos corporales. Unos objetos que nos producen de nuevo una disonancia cognitiva entre lo asqueroso y lo perturbadoramente atractivo, porque al fin y al cabo nos recuerda a nuestros cuerpos, a nuestra fisicidad y a aquello que utilizamos para embellecerla, para mejorarla, para protegernos.

La obra de M Reme Silvestre (Monòver, 1992) se extiende alrededor de las nociones de cuerpo (humano y no humano), rendimiento, deseo y control; y se encuentra en colecciones como la de la Generalitat Valenciana, DKV o Ayuntamiento de Inca. Ha sido finalista del Premio Miquel Casablancas 2020 y 2017 y sólo en los últimos dos años ha podido desarrollar proyectos en Centro Centro–Palacio de Cibeles (Madrid), Blue Project Foundation (Barcelona), galería Luis Adelantado (Valencia), BOX27–Casal Solleric (Palma de Mallorca) y Centre del Carme Cultura Contemporània (València). También forma parte del equipo editorial de la revista de arte Papel Engomado y habita un espacio en el barrio de Ruzafa junto con otros once agentes del tejido cultural local.