“Siddieqa, Firdaus, Abdallah, Soelayman, Moestafa, Hawwa en Dzoel-kifl” (40′, 2004), Joost Conijn

El trabajo de Joost Conijn «Siddieqa, Firdaus, Abdallah, Soelayman, Moestafa, Hawwa en Dzoel-kifl» (40’, 2004), que se pudo ver en la Triennal de Paris de 2012, “Intense Proximité”, en el Palais de Tokio, es un trabajo videográfico que muestra la vida de un grupo de niños en un descampado en las afueras de Amsterdam. Aunque lo primero que llama la atención es que durante toda la jornada se ve poca presencia de sus padres, y no están abandonados, pero esto no es lo más relevante, sino el hecho de que, aunque están allí, podrían estar en cualquier otro sitio. Nada da a entender que aquello sea su residencia permanente, y no por precaria. Todo es extremadamente provisional. Los niños construyen sus instrumentos para el juego con lo que encuentran a su paso. Pero están ahí haciéndolo con gran intensidad, con un gran dominio del espacio, no como alguien que sufre el desarraigo. En definitiva, como nómadas.

Dice Claire Staebler, en la Guía de la Exposición de la Triennale de París 2012 “Intense proximitè”, en donde este audiovisual se mostró en unas condiciones específicas (en la ampliación en el subsuelo del Palais de Tokyo): “Conijn pone su cámara y simplemente toma de la fuente esa energía infantil, cuestionando con fuerza y sencillez la pertenencia cultural, la religión y la autoridad, mientras empuja los límites de la tolerancia y la integración”. Efectivamente, se están forzando las fronteras de la tolerancia. Este tipo de trabajos que convierten la vida en materia prima para una experiencia artística plantean de manera inevitable problemas de legitimidad (si es que no se trata directamente de problemas legales), en particular en relación con el uso de las vidas y la imagen de otros. Tanto es así ―que se da siempre esa tensión y esos problemas―, que, según informa la web del Franz Hall Museum, de Harlem (Países Bajos), en cuya colección obra el audiovisual de Joost Conijn que comentamos: “No mucho después del estreno de la película, los políticos de Ámsterdam intervendrían y Bureau Jeugdzorg quitaría a los niños de su padre y los sacaría de su hogar”.

Joost Conijn (1971, Amsterdam)

Joost-Conijn-4

Su actividad se desenvuelve a mitad de camino entre la tecnología y el arte. Es inventor y aventurero. Entre otras cosas, ha construido aviones, utilizando piezas de bicicletas. El primero se estrelló al poco de despegar, pero con el segundo viajó hasta Kenia. Ha recorrido varios países del este de Europa con un vehículo hecho de madera que funciona con gas generado por el mismo vehículo. Ha realizado películas narrando estas aventuras. Entre otras, una sobre su viaje en bicicleta por Marruecos con dos amigos.

Obras suyas y vestigios de sus aventuras y sus inventos se encuentran en las colecciones del Franz Hall Museum de Harlem (Países Bajos) y en el Museum Boijmans Van Beuningen de Rotterdam. Sus trabajos y experiencias se han mostrado en espacios de arte de todo el mundo: Royal Athenaeum of Antwerp, en 2017; Kioto Municipal Museum of Art, en 2015; 13th Istanbul Biennial y Biennale of Sydney en 2014; Museum Volkenkunden Leiden (NL) en 2013; Kröller-Müller “Art Cars” Utrecht y Triennal de Paris “Intense Proximité” en 2012; Matadero Madrid en 2009; MAPAMUNDISTAS ’08 Pamplona en 2008; Cobra Museum (Solo exhibition), Amstelveen (NL) en 2005; Fundación Miro (Solo exhibition), Barcelona, en 2005; etc.

Joost Conijn ha inspirado el carácter del protagonista de la novela de Tommy Wieringa: Joe Speedboat, editado por De Bezige Bij [La Abeja Ocupada], 2005. La cual ha obtenido infinidad de premios. Aunque Joost Conijn se desmarca del asunto diciendo que cualquiera que le conozca sabe que hay notables diferencias con Joe Speedboat.