Conversaciones Drag

Importancia y consolidación del arte drag en la escena cultural actual

  • Participantes:
  • Carlos Giménez: Es un director y productor de cine valenciano galardonado con el premio Injuve 2020 del Ministerio de Derechos Sociales. Entre su filmografía se encuentran diferentes documentales de temática LGTBIQ+, entre ellos “Valencia, T’estime”, “Liz Dust: Arte, Orgullo y Dragqueer” o “Testigos del Orgullo”.
  • Mistress Scorpia: Drag queen valenciana y exponente del drag más activista y reivindicativo, podemos encontrarla en numerosas salas y locales de ocio nocturno de la ciudad reivindicando su talento y performance.
  • Moderador:
  • Alejandro Chust: Es un historiador del arte y profesional especializado en la rama de Patrimonio Cultural. Ha desarrollado proyectos de gestión cultural basados en la identificación, gestión y análisis de los mismos, y el comisariado de exposiciones. Entre sus intereses se encuentra la arquitectura y el urbanismo, las teorías queer como construcción social y los movimientos sociales y las corrientes antropológicas en un contexto de transformación efectiva de la sociedad.
CARTEL

 

El drag ha estado tradicionalmente asociado a los espectáculos nocturnos de la escena LGTBIQ+ y a determinados ambientes sociales. Pero nada que ver con lo que está viviendo el colectivo en el momento actual. La consideración del drag como profesión y actividad artística ha tenido una lenta pero progresiva consolidación en la escena cultural.

A lo largo de los años el propio concepto drag y su significación ha adquirido nuevas connotaciones o sentidos. Incluso la percepción del público ha ido cambiando con el tiempo. La realidad drag es demasiado amplia como para poner etiquetas a su significado o definir sus normas. Hacer drag no está ligado a una cuestión de género o identidad sexual, todas las personas sea cual sea su género o sexo biológico pueden hacer drag.

En el contexto contemporáneo las primeras referencias a este tipo de expresión artística las encontramos en el concepto “transformista”. En la España de los setenta y ochenta, el transformismo consistía en la imitación de un personaje, generalmente una folclórica, o la creación de un personaje cómico. Paco España o La Margot serán pioneros en el transformismo español, entre otros tantos.

El paso de transformismo a travestismo se produce en la década de los noventa con el cambio de generación y la llegada de nuevos referentes, sobre todo de Estados Unidos, llevados a la gran pantalla o a series de televisión. El travestismo asume una nueva imagen, un personaje autocreado que inventa su propia performance. En este contexto nace el concepto drag queen como fenómeno social y de masas.

En determinados contextos el drag también adquiere un carácter político de reivindicación innegable, una actividad contra la norma establecida, un desafío contra aquellas personas que se sienten incómodas en ese escenario donde los roles de género se alteran. El drag puede encarnar masculinidad y feminidad, contribuyendo a la exploración de las nuevas masculinidades, a confrontar los estereotipos de género y a hacer una crítica a la sociedad heteropatriarcal que asume la categorización de personas y los límites en el cuerpo y la conducta.

Pero si hay algo que ha llevado al drag a la internacionalización y a convertirse en un fenómeno de masas es el programa de televisión Rupaul’s Drag Race. Esta franquicia televisiva ha contribuido a que el foco drag salga de los clubs nocturnos y aterrice en las casas de millones de personas.

El drag está viviendo su momento de mayor difusión y éxito. Esta expresión artística ha dejado de lado la oscuridad de la noche para adentrarse en nuevos espacios. Esta apertura hacia nuevos públicos es lo que ha hecho cambiar en cierta forma la mentalidad de muchos espectadores que valoran la capacidad de entretener, interpretar o cantar de estos artistas. En cierta forma se ha logrado un status de artista y profesionalización laboral. Pese a todo, desde los primeros transformistas hasta las drags contemporáneas hay algo que no ha cambiado, el continuar rompiendo moldes y esquemas establecidos y la búsqueda de nuevos espacios en la escena cultural.

El próximo jueves 30 de junio tendrá lugar en Fundación La Posta el coloquio “Importancia y consolidación del arte drag en la escena cultural actual”. Fundación La Posta centra su programación los meses de junio y julio en actividades y exposiciones relacionadas con la celebración de la semana del Orgullo LGTBIQ+.

Alejandro Chust