La vida enunciada. La neovanguardia en el cine español

La experimentación española en el ámbito cinematográfico de los años 60 y 70 busca el enfrentamiento directo con la realidad con la intención de transformarla, más allá de retratar su entorno. Este cine de neovanguardia, distribuido y proyectado de forma clandestina, pasó a ser un proyecto marginal confinado en las aulas universitarias o en los cineclubs de la época. Algunos de sus autores –Adolpho Arrietta, por ejemplo–, abandonaron España hasta los años 80; otros, como Antonio Artero o Alfonso Ungría, cayeron en el olvido más absoluto. Esta retrospectiva intenta recrear, a través de un breve recorrido, lo que ese cine y esa época significaron para nuestra cinematografía.

La exposición La vida enunciada. La neovanguardia en el cine español, comisariada por Aitor Méndez Marín, presenta algunas piezas olvidadas de nuestra cinematografía, otras que nunca han sido proyectadas en Valencia y también obras de directores de nuestro entorno que, aun sin haber sido particularmente reconocidas, suponen un hito artístico dentro de sus filmografías.

El carácter que engloba esta retrospectiva es la mirada singular y subjetiva hacia lo vital, denominador común de los cineastas que forman parte de la muestra: Jorge Lozano van de Walle (Diciembre69, 1969), Javier Aguirre (Objetivo 40º, 1969), María Montes y Josep Lluís Seguí (Descripción de un paisaje, 1974), Lluís Rivera (Piensa que mañana puede ser el primer día del resto de tu vida, 1971) y Antonio Artero (Yo creo que…, 1975).

Esta es la segunda exposición de LABi (Laboratorio de pensamiento, creación y difusión de la imagen), organizado por el Master Universitario en Fotografía, Arte y Técnica de la Universidad Politécnica de València, y la Fundación La Posta – Centro de Investigación de la Imagen, coordinado por Julia Castelló y Ali A. Maderuelo.