La Documenta quince (2022) trae conocimientos de Indonesia

Como es sabido, el equipo curatorial elegido para organizar la próxima Documenta (quince, 2022), es el grupo de artistas, curadores, gestores culturales y dinamizadores sociales ruangrupa (con minúsculas y todo junto; significa en indonesio “espacio [ruang] para el arte [rupa]”), un grupo con base en Yakarta (Indonesia). En internet hay mucha información sobre este grupo y su manera de hacer. De hecho, la mayor parte de esa información se refiere a su manera de hacer, que para Documenta quince se ha sintetizado en el concepto “lumbung”. Lumbung significa en indonesio granero, un granero arquitectónicamente muy concreto y específico, pero, más característico aún que su forma arquitectónica es la forma de gestionar el lumbung, porque se trata de una gestión colectiva de la comunidad en beneficio de todos (recuerda la forma de gestión del Almudín en Valencia, igualmente un granero de trigo cuya finalidad era asegurar el suministro a la ciudad, siendo administrado públicamente, desde su origen en el siglo XIV hasta su fin como institución económica en las postrimerías del siglo XIX). Esas ideas sobre trabajo colectivo las está aplicando ruangrupa en su campo de actividad. Se puede ver en sus proyectos más relevantes. En Yakarta, donde cuentan con una gran galería (ruru Gallery), abierta al público desde 2008, y en el proyecto que vienen desarrollando junto con otros dos colectivos (Serrum y Grafis Huru Hara) con los que han puesto en marcha desde 2018 la Gudskul (que como su nombre indica es la buena escuela), con un funcionamiento igualmente colectivo, que alcanza incluso a la forma de financiación de los estudios en dicha escuela. Todo el mundo habla de esta forma de organización del trabajo. Sin embargo, se ha prestado poca atención a intentar entrever qué aspecto visual produce este orden de planteamientos.

La primera pista de cómo puede aparecer ante nuestros ojos la próxima Documenta nos la ofrece lo que se ve en la ruru Gallery de ruangrupa; y, con el mismo fin, vamos a tomar en consideración también lo que se hace en Jatiwangi Art Factory (a 160 km de Jakarta), donde tiene su base otro colectivo de artistas, curadores, gestores culturales y dinamizadores sociales, que ha sido incorporado por ruangrupa al grupo de colaboradores más próximo para la organización de esta Documenta (un grupo que incluye hasta 12 colectivos de todos los continentes, incluido INLAND de España). Jatiwangi Art Factory se encuentra en Jatiwangi, una localidad que en el pasado se especializó en la producción de tejas, y tras la crisis económica del sudeste asiático de finales del siglo XX, vio como la producción quedaba notablemente reducida, lo que dio lugar a una población sin mucho futuro. En ese contexto, Jatiwangi Art Factory ha prestado particular atención al arte de la cerámica (ver arriba en el carrusel) buscando de aprovechar los recursos locales.

ruru gallery ruru Gallery

ruru_gudskul_5 Gudskul

En relación con la incorporación de artesanías al trabajo artístico, hay que llamar la atención sobre el hecho de que en el sistema del arte de Indonesia la distinción entre bellas artes y artesanía se vive de otra manera. Porque, por un lado, el concepto de bellas artes es de procedencia occidental, se ha materializado en Indonesia fundamentalmente en pintura y escultura y está impregnado de las metodologías y la historia occidental; mientras que la artesanía que se práctica, en realidad no es tal, ya que está relacionada en muchos casos con prácticas sagradas (por lo que adquiere un halo semejante al atribuido al arte plástico en la tradición occidental), y está constituida, entre otras prácticas, por la talla en madera o los carteles (dotados de un fuerte contenido político), que ocupan en los estudios universitarios el mismo rango que la pintura o la escultura ―esto se puede ver, por ejemplo, en la prestigiosa A.S.R.I. [Akademia Seni-Rupa Indonesia (Academia de Bellas Artes), en la actualidad Fakultas Seni Rupa integrada en el Institut Seni Indonesia de Yogyakarta]―. Por otro lado, en cuanto a lo que se ve en la ruru Gallery de ruangrupa, al respecto se puede decir que participa de esa misma cosmovisión del mundo del arte. Arriba, en el carrusel, se pueden ver algunas muestras de los resultados que ofrece el ecosistema de ruangrupa. Un grupo que ha sido elegido por el Comité Internacional de Selección de Documenta para hacerse responsable de la dirección artística de la quinceava edición, y esto no es una ocurrencia o la última estación en ese camino de búsqueda incansable de algo nuevo, sino que se trata de un caso muy visible (muy paradigmático) en el marco de la emergencia de una corriente de ideas que desde hace algunas décadas han ido cogiendo fuerza. Por lo que, lo que va a pasar en esta Documenta quince de 2022 hay que tenerlo muy en cuenta para los años venideros.